Difference between revisions of "Ulas Yilmaz, 'No querida, no es cierto; es simplemente "racismo común y corriente"'"

From 4EDU
Jump to: navigation, search
m
m
 
Line 2: Line 2:
  
 
'''No querida, no es cierto; es simplemente “racismo común y corriente“
 
'''No querida, no es cierto; es simplemente “racismo común y corriente“
''''''
+
'''''
  
 
Ulas Yilmaz
 
Ulas Yilmaz

Latest revision as of 11:33, 5 July 2009

“Ausländer nehmen uns die Homophobie weg!”

No querida, no es cierto; es simplemente “racismo común y corriente“


Ulas Yilmaz

junio de 2009, Berlín

Reseñado por la Dra. Jennifer Petzen y Koray Yilmaz-Günay

En Berlín, en su mayoría los proyectos actualmente en curso en contra de la homofobia tienen el objetivo de reducir la violencia callejera y de tratar de otorgarles a los gays y las lesbianas lo que merecen: un lugar honorable en las clases medias altas de la sociedad. Por lo tanto, hay una tendencia a entender la homofobia como violencia callejera. Como consecuencia, representa para la gente un buen punto de partida para su acción y movilización. Y sin embargo, esta visión populista del problema le da a la homofobia más posibilidades de evolucionar. Ahora es menos visible; te distrae más, pero es aún más peligrosa.

A pesar de que la normalización social de la identidad gay es relativamente nueva —definitivamente no es un proceso acabado— en Europa Occidental y Norteamérica, muchos alegan que está en la Biblia desde Jesucristo. Puede sonar completamente ridículo, pero es así. Considerar a lo gay como normal —bajo ciertas circunstancias, por supuesto— es especialmente un signo en la actualidad de la forma de ser blanco de clase alta. Es una característica de la sociedad occidental, y también es una forma de definir y distinguir entre “nosotros” y “ellos.” Alguien debe haberse percatado del peligro. En marzo de 2009, el gobierno rojo-rojo de Berlín promulgó una iniciativa para la aceptación de la diversidad sexual.1 Este plan ofrece un cambio fundamental en la comprensión del problema y propone un giro radical de la política actual.


Inmigrantes LGBTT, entre el racismo y la transfobia/homofobia

Esta nueva iniciativa puede ser una buena oportunidad para aminorar el sufrimiento de los migrantes LGBTT que tienen que vivir en un dilema entre el racismo y la homofobia. Sin embargo, tomando en cuenta el hecho de que Alemania es un país de inmigración sin concepción, sólo sería realista decir que sólo puede ofrecer un poquitito de santuario a los migrantes LGBTT.

En Alemania, el 20 por ciento de los ciudadanos no-inmigrantes considera que los extranjeros están ocupando puestos de trabajo que en realidad por derecho deberían ser ocupados por alemanes. La primera oración de toda campaña política derechista es, “Ausländer nehmen uns die Arbeitsplätze weg!” Claramente planteado o escondido en las palabras…No sería nada sorprendente saber que el 20 por ciento de los ciudadanos no-inmigrantes también plantee que la homofobia es causada por los inmigrantes. La opinión pública común y corriente es que los ataques homofóbicos son perpetrados por inmigrantes o por los neo-nazis. Y la idea usual es que los nazis vienen del espacio exterior, así que Alemania no tiene nada que ver con ellos. En el peor de los casos, son las ovejas negras de la familia que todavía pueden ser controlados y regresados al redil como parte de “nosotros.” Sin embargo, los inmigrantes vienen de países islámicos. A final de cuentas, ellos son musulmanes y peligrosos. Es inconcebible que pudieran ser parte de “nosotros.” Sin embargo, ser LGBTT es considerado divertido. Los alemanes están muy ansiosos de darte un lugar especial, una estatua una vez que confiesas que no puedes ser —y no quieres ser— parte de la sociedad migrante, dando como excusa tu orientación sexual. Esto te coloca en algún lugar entre “nosotros” y “ellos.” Incluso, lo podrías disfrutar si te gusta actuar el papel de mascota. Y entonces tienes que responder a las siguientes preguntas de manera correcta:

Pregunta: ¿Qué dice el Islam/el Corán sobre tu homosexualidad? Debe ser muy difícil para ti.

Respuesta correcta: Sí. Es prohibido en el Islam/el Corán. Lo que estoy haciendo no es aceptado ni permitido en mi comunidad. El que lo esté haciendo me hace sentir realmente incómodo/a al respecto. Tengo problemas.

Pregunta: Tu familia no sabe que eres gay, ¿o sí? Debe ser muy difícil mantenerse en el closet todo el tiempo. Si llegaran a saberlo, ¿cómo reaccionarían?

Respuesta correcta: ¡Dios no lo quiera! No puedo ni siquiera imaginar lo que pensarían si supieran que soy gay. No, no, no, ¡nunca! ¡Me matarían! ¡En serio!

'Una conversación típica en el medio gay:

- Me gustan los tipos mediterráneos. ¿De dónde eres tú? ¿España?

- No.

- ¿Italia?

- No.

- Por Dios, ¿de dónde eres? ¿Francia?

- No. Soy de de Turquía.

- No, no puede ser. No te pareces como si fueras de Turquía [esto último se dice con una enorme sonrisa pícara que dice “ya me tienes; ahora, tómame si realmente eres turco”].


Conversación típica en la cafetería el primer día de la universidad

- ¡No! ¡No comas eso! Es carne de cerdo.

- No hay problema. Yo como cerdo.

Una semana más tarde en la cafetería

- ¡No! No comas eso. Es carne de cerdo. Es prohibido en el Islam ¿no?

- No hay problema. Me gusta el cerdo. Ya te había dicho.

Un año más tarde en la cafetería

- ¡No! No comas eso. Es cerdo. No es halal.

- No hay problema. Ya párale, por favor. Yo como lo que quiero.

Después de cinco años en el mismo maldito lugar

- No sabía que comías cerdo. ¡Realmente eres una persona muy moderna!”

- ¡Que qué? [Pensando: Ojalá y no fueras el mismo idiota racista.]

Más de lo mismo Desde el período colonial, las personas no-blancas tiene un lugar más bajo en el orden mundial que los europeos. La función de la islamofobia es, convenientemente, tratar de borrar la parte de “raza” del “racismo” al usar un lenguaje eufemístico. Como resultado, a pesar de que la identidad europea actual es nutrida con un creciente nacionalismo y racismo, es menos visible en el debate público. Y sin embargo, todo el mundo —y esto también incluye a los activistas de izquierda— habla acerca de la islamofobia de manera muy apasionada. Sin embargo, dejar a un lado la islamofobia y empezar a hablar acerca del racismo sería en realidad la justicia para todos.