Lecturas movimientos sociales

From 4EDU
Jump to: navigation, search

Extracto del código de conducta de la ICS (Sección india de la IV Internacional)


Aunque tenemos estatutos que establecen los reglamentos de nuestro partido, hasta el momento no contamos con un documento que fije norrnas que referentes a:

a. La vida "personal" de los camaradas
b. Las relaciones entre camaradas dentro del partido
c. las relaciones de camaradas individuales con otras organizaciones.

Todos somos conscientes de lo que es un "revolucionario": no obstante, cuando nos enfrentamos a problemas prácticos como las relaciones con camaradas mujeres o cuándo un camarada debe pertenecer al consejo de una empresa o muchos otros problemas parecidos, no sabemos resolver el "problema" eficazmente o dar respuestas satisfactorias. Los camaradas de varios estados se enfrentan a estos problemas y han sido reticentes a afrontarlo por temor a enajenar al camarada involucrado, quien, en otras circunstancias puede convertirse en militante activo del partido.
Se espera que este documento, por lo menos, inicie un debate franco y abierto para que puedan elaborarse códigos de comportarniento más completos y prácticos basados en las experiencias de todos y cada uno de los camaradas.
Los estatutos de nuestro partido establecen las condiciones que permiten a un simpatizante convertirse en militante del Inquilabi Communist Sanghatna.
Para reiterarlo, la persona cooptada debe:
1) Estar de acuerdo con el programa del ICS.
2) Estar de acuerdo con construir la IV Internacional.
3) Participar en una de las actividades frentistas del partido.
4) Pagar sus cuotas regularmente.
Ademas de las consideraciones arriba mencionadas, ahora tenemos que establecer ciertas condiciones adicionales. Una persona puede considerarse revolucionaria no sólo en función de sus puntos de vista políticos sino tambien por la vida "personal" que leve. Un camarada puede ser un partidario decidido de la posicion del partido sobre "la mujer", y, sin embargo, en su vida personal puede ser opresivo en sus relaciones con su esposa. ¿Debemos quedarnos como espectadores silenciosos y contentarnos con el hecho de que por lo menos su imagen pública es conforme con la posición del partido?
Sus relaciones con su esposa, hija y camaradas mujeres, preocupan tanto al partido como sus creencias políticas. Tienen que discutirse en el partido incluso a costa de enajenar al camarada. La imagen política de un camarada no puede ser diferente de su vida personal. Algunos tienen puntos de vista extremadamente tradicionalistas y conservadores respecto a las mujeres y, al mismo tiempo, aceptan de manera pasiva la posición mayoritaria por temor a ser etiquetados de "conservadores". Las creencias que han sido enraizadas a lo largo de los años cambian difícilmente. Sin embargo, esto no quiere decir que la cuestion no debe debatirse. Cada vez es mas imperativo que saquemos esos problemas, por "menores" que sean, a la luz del día y discutirlos.
De igual forma, un camarada puede condenar públicamente cualquier forma de comunalismo/castismo [nota del traductor: la división de la sociedad hindú segun nacionalidad en el primer caso y castas sociales en el segundo]. No obstante, en sus relaciones personales fuera del partido, puede adoptar actitudes comunalistas o castistas, no se puede tomar a la ligera y debe discutirse dentro de la organizacion. Si el incidente es serio puede requerir, incluso, la expulsion del camarada.
En cuanto a la religión, podemos ser partidarios convencidos del ateísmo. Sin embargo, en terminos prácticos, podemos enfrentar una verdadera contradiccion entre lo que creemos y lo que realmente pasa. Un obrero que ganamos, por ejemplo, puede ser muy radical y sin embargo puede ser muy religioso en su vida personal. ¿Debemos cooptar al obrero 0 primero pedirle que deje sus creencias religiosas antes de reclutarlo?
Un obrero perderá sus creencias religiosas sólo a traves de su experiencia práctica y ninguna cantidad de discursos cambiará puntos de vista que han sido enraizados desde la niñez, nuestra postura, al contrario, debe ser discutir esos asuntos y otros similares que esten estrecharnente ligados a las vidas personales de los camaradas y nuevos reclutas.